149401720 Bruner J 2002 2003 La Fabrica de Historias Derecho Literatura Vida

September 10, 2017 | Author: Javier Rojas | Category: Anthropology, Historiography, Narrative, Gottlob Frege, Reality
Share Embed Donate


Short Description

Download 149401720 Bruner J 2002 2003 La Fabrica de Historias Derecho Literatura Vida...

Description

JERDME BRUNER r

la/FB

le

ij

de,HI5JDRl . 5 I

1

'1

·Derecho, literatura, uida ¡ i

Traducción de

]ERüME BRUNER

LUCIANü PADILLA LÓPEZ

a partir de la versión italiana

de Mario Cnrpirella

LA FÁBRICA DE HISTORIAS Derecho, literatura, vida

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA MÉxICO - ARGENTINA - BRASIL - CHILE - COLOMBIA - ESPA¡:)A

ESTADOS UNlDOS DE AMÉRICA - GUf\TEMAL-\ - PmLJ - VENEZUELA

Primera edición en italiano, 2002 Primera edición en español, 2003

Prólogo

© 2002, Cius Larerza & Figli Spa, Romu-Bari Edición en español efectuada con la inrermediación de la Agencia Literaria. Enlama

O. R. © 2003,

FONDO DE CULTUlVi ECONÓl,lICA DE ARGENTINA,

S.A.

El Salvador 5665; 141tj Buenos Aires c-rnnil: [email protected]/www.Í.ce.com.ar Av.' Picacho Ajusco 227; 14200 México O.E ISBN: 950-557-560-2 Fotocopiar libros cstd penado por la ley.

Prohibida su reproducción [malo parcial por cualquier medio de impresión o digital, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano o en cualquier mm idioma, sin la aurcrización expresa de la editorial. 1;\JI'JUo$U EN 1.1\ AltCEI~TIIN NAIUlATIV¡\ DEL YO

')')

mente, de lo que no debe ser. No se trata de que seamos esclavos, como advierten aún hoy los más ortodoxos antropólogos culturales." Más bien, demasiados modelos posibles y ambiguos del Yo son ofrecidos también por las culturas simples o ritualizadas. Y, no obstante, todas las culturas ofrecen presupuestos y perspectivas sobre la identidad, grosso modo como compendio de tramas o sermones para hablar de nosotros a nosotros, mismos o a otros, con una gama que va de lo espacial ("La casa de un hombre es su castillo") a lo afectivo ("Ama a tu prójimo como a ti mismo"). Pero estos preceptos para la creación del Yo, como los dos sermones citados arriba, no son todos de una pieza: dejan amplio espacio para maniobrar. A fin de cuentas, la creación del Yo es el principal instrumento para afirmar nuestra unicidad. Y basta con reflexionar un momento para comprender que nuestra "unicidad" deriva de que nos distinguimos de los demás cuando comparamos las descripciones que nos hacemos de nosotros mismos con las que los orros nos brindan de sí mismos; lo que aumenta la ambigüedad. Pues nosotros siempre tenemos presente la diferencia que hay entre lo que nos contamos de nosotros mismos y lo que revelamos a los demás. Por ende, hablar a los demás de nosotros mismos no es cosa simple. Depende, en realidad, de cómo creemos nosotros que ellos piensan que deberíamos estar hechos. ,1 Véase, por ejemplo, James ClilTord, T!Je Prcdicnmcnr ofCulrmr, Cambridge, Harva.rd Universiry Prcss, 1998; y Kuper, Thc Antbropologists Acrount, ob. cit.

LA fABRICA DE HISTORIAS

y cálculos por el estilo no terminan cuando empezamos a hablar de nosotros a nosotros mismos. Nuestros relatos creadores del Yo muy pronto reflejan el modo en que los demás esperan que nosotros debemos ser. Sin darnos demasiada cuenta de ello, elaboramos un modo decoroso de hablarnos a nosotros mismos: cómo ser francos con nosotros mismos, cómo no ofender a los demás. Un advertido estudioso de la autobiografía ha propuesto la hipótesis de que los relaros del yo (por lo menos los del género de las autobiografías escritas) se modelan sobre un tácito pacto autobiográfico que rige qué conforma la apropiada narración pública del yo." Seguimos alguna variante de ella aun cuando simplemente nos contamos a nosotros mismos. En este proceso, la identidad se vuelve res publica, aun cuando nos hablamos mismos. No es preciso, por lo tanto, hacer un salto a lo pos moderno para llegar a la conclusión de que el Yo también es e! Otro.' Resulta interesante que los estudiosos de la antigüedad descubran también este fenómeno en e! mundo clásico. El arte retórico de los romanos, inventado en su origen para convencer a los demás, ¿no terminó más tarde por dirigirse al interior para narrar el Yo? ¿Y produjo acaso de este modo, esa resolución tan característica de la virilidad Philippe Lejeunc, Lepacteaumbiographique. París, Seuil, 1975 [trad. esp.: El pactoautobiográfico y otros estudios, Madrid, MegazneEndimion. 19941. Véase también sus artículos posteriores en On Aatobiograpby, Minneapolis, Universiry ofMinnesora Prcss, 1989. G Véase. por ejemplo, Paul Ricoeur, Oneselfas Anotber, Chicago, Universiry of Chicago Press, 1962 (trad. esp.: Sí mismo como otro, México, Siglo xxi, 1996]. 5

LA CREACIÓN NARRATIVA DEL YO

97

romana?" ¿Quién pondría en duda ya la afirmación de john Donne, de que "nadie es una isla toda para sí"?

Y sin embrago, una duda sigue obsesionándonos. ¿Todo esto no produce un efecto en espiral? ¿Un procedimiento privado, como la creación del Yo, no se vuelve, así, una pérdida de tiempo de los instrumentos y las instituciones creados por una cultura? Tómese por ejemplo la retórica, Ésta forma parte del inventario de una cultura para convencer mejor a la parte contraria al argumentar. Al final -así leemos- se dirigió hacia el interior como auxilio para la creación del yo, y produjo el resuelto hombre romano, que tenía sus ideas claras acerca de quién y qué era, y qué se espetaba de él. ¿Esta certeza sobre sí motivó acaso al emperador [usriniano, impulsándolo, en e! ápice de su carrera, a purgat de toda ambigüedad la administración del derecho romano? ¿Acaso e! imperio siente las consecuencias de la amplia mano de los relatos de! Yo? Tómese Otro ejemplo de la antigüedad, esta vez propuesto por Sir Geoffrey Lloyd, muy conocido estudioso de la antigüedad, de Cambridge. Él destaca, con pruebas que se imponen, que los antiguos griegos eran, en su modo de conducirse en la vida, mucho más agonistas y autónomarnente motivados que los chinos de la misma época.' 7 Eric Cunderson. Stagillg1I1rlScufiuit:l· T/Je Rbeioric ofPerfiml1al1ce in theReman \Vorld, Ann Arbor, Univcrsiry ofMiehigan Press, 1999. sGeoffrey E. R. Llcyd, MagicRcason and Experiencc, Cambridge, Cambridge Universiry Press. 1979. Véase también su Scíence, Folklore, nnd Ideolog], lndianapolis, l-lackcn. 1999. Lloyd ha [rarado en extenso la clásica contraposición griegos/chinos en conferencias dictadas en la Universidad de Toronro durante 1998.

'1')

Fueron los griegos, no los chinos, los que inventaron

el

silogismo "dominador" para resolver sus argumentaciones; mientras que los chinos, no menos dotados, por cierto, marcrnáricamenre, evitaban como a la pesre procedirnicntoS semejantes. Las confrontaciones decisivas difícilmente se adaptan al sentido de! decoro de los chinos. ¡Acaso sus métodos de demostración hicieron que los griegos gustaran aun más de confrontar, hasta que, como en e! caso de la retórica para los romanos de una época posterior, éste llegó a intensificar e! sentimiento de! propio Yo? ¿Acaso inventamos instrumentos para favorecer nuestras inclina-

ciones culturales y después nos volvemos esclavos de estos instrumentos, llegando a desarrollar progresivamente Yoes para que se adapten a ellos? Los estadoun idenses -se ha dicho- ya no son indulgentes con las manifestaciones de afecto recíproco de tiempo atrás: si se dirigen de hombres a mujeres, los primeros remen que se las tome por acoso sexual; si es hacia

niños por parte de adultos, éstos tienen miedo de ser tomados por pedófilos, y todo esto es un efecto colateral de las prohibiciones legales mejor intencionadas. Un aviso pegado en un distrito escolar de California veta de modo expreso "demostrar su afecto" (jen un listado de interdiccienes que incluye "no escupir'"). ¿Estas nuevas cautelas terminarán por opacat el lado tierno del yo? Hayal menos un estudioso que piensa de este modo.') ¿O bien es ') Para una descripción alarmada y alarmante de la situación en los Estados Unidos, véase Noelle Oxenhanrllcr, Tbe Eros ofParcntlJood, Nueva 'York, Sr. Marrin's Press, 2001. Vale la pena destacar que duranre los cinco y seis afies que traba¡c.: corno consultor de lasafamadas

que la movilidad global modifica nuestros afectos, nuestra empatía por los demás? La forma de! Yo no es una cuestión privada como parecía hace un tiempo.

JI En nuestros días, la cuestión de la identidad parece haber adquirido un carácter sorprendentemente público. Innumerables libros nos instruyen sobre cómo mejorarla: cómo evitar volvernos "divididos", narcisistas, aislados o desplazados. Los psicólogos experimentales, por lo general tan orgullosos de su neutralidad, nos ponen en guardia contra los "errores" al juzgar el Yo, y nos advierten que nosotros por lo general "vemos" a los demás guiados por persuasiones y disposiciones permanentes, mientras que nos consideramos a nosotros mismos I11ás sutilmente gobernados

por nuestras circunstancias: es lo que ellos llaman error primario de atribución. ¿Pero e! Yo no siempre fue una cuestión de interés público, moral, y hasra un tema de debate' El yo y e! alma siempre han sido dos principios complementarios fundamentales en la rradición judeocrisriana. La confesión de los pecados y una apropiada penitencia purificaban el alma y preservaban nuestro yo laico. Desde e! punto scnolc ciomcnrari (primarias] de Reggio-Emilia nunca vi mencionado el problemade la "afectuosidad hacia los niños", mientras que, según Oxenhandler, ésta está cxpresamellle "prohibida" en lasescuelas y en los jardines de infantesde Sonoma Counry, donde ella vive y trabaja.

-.--

-~---,.,.~~~------

lOO

LA FABP.lC.:¡\ DE HISTORIAS

de vista doctrinal, sobre el alma pesaba la maldición del pecado original, y nosotros sabemos, a partir de obras fundamentales acerca de la infancia, cuán importante era purgar el yo de ese pecado. La versión de Calvino del pecado original contaba con tal autoridad, que hicieron falta la ironía y el coraje de Rousseau para darle un amargo adiós en el Emilio. Pero el Yo bueno siempre animó la discusión en esa perpetua arena de debate moral laico llamada "pedagogía". ¿La educación hace acaso más generoso el espíritu al ampliar los límites de la mente? ¿Acaso se enriquece la identidad cuando se la expone al influjo -por usar la clásica expresión de Matthew Arnold- de "roda lo mejor" que ofrece la tradición de una sociedad? La educación era Bildung, formación del carácter, no simple materia de estudio. Hegel consideraba que había diagnosticado la dificultad: había que inspirar a los jóvenes (o a no importa qué otros) el impulso a elevarse por sobre las necesidades inmediatas merced al estudio de la historia gloriosa de su cultura. Hegel llegó a proponer que la pedagogía "nos aliene del tiempo presente". Hasta John Dewey, con tanta fama de pragmático, debatió en su tiempo el problema de cómo crear un yo apto para una sociedad buena. 10 Ninguna generación, por lo que parece, fue nunca capaz de seguir el consejo incluido en el título de un 111 Para una interesante opinión contemporánea acerca de este perenne debate, véase Alan Ryan, "Schools: rhe price of'progress"', reseña, publicada en la NClU J'Órk Reuieu/ of Books, 48, 3, 22 de febrero de 2001, pp. 18 Yss.. del libro de Diane Ravitch, LeftBacle: A

CelJfll1:y

nIFrúfed Se/lOO! R~forms,

U\ CREACióN NARRATIVA DEL YO

101

pequeño clásico escrito por James Thurber hace una generación, Leave Your Se/fAlane! ['¡Déjate en paz a ti mismo!']. Cuando escribo acerca de la identidad, ¿acaso estoy más libre de juicios de valor que todo otro autor anterior? ¿No comparto la convicción liberal de Occidente: de que la inviolada identidad personal sea la base de la libertad humana; o la singular idea estética de que nuestros Yoes se cuentan enrre las más notables obras literarias creadas por nosotros, los seres humanosi Yo no estoy, por cierto, por encima de la multitud. Probablemente mi única esperanza es llegar a ser capaz de reconocer los valores en ese campo; y hasta ayudar allecror a hacerlo. Sí, la creación y la narración del Yo son una actividad no menos pública que cualquier otro acto privado, como lo es además la crítica que se ocupa de ella.

III ¿Por qué nos representamos a nosotros mismos mediante el relato, de un modo tan natural que nuestra identidad parece ser un producto de nuestros relatos? ¿Los estudios de psicología brindan acaso una respuesta? Un valioso psicólogo, Ulric Neisser, nos ha hecho la cortesía de compilar con erudición la literatura específica en varios volúmenes de ensayos escritos por reconocidos estudiosos de la materia. 11 He vuelto a recorrer esos volúme11 Véase Ulric Ncisscr, enEugene\Vinograd (comp.). Rcmembering Reconsiderad (1988): Ulric Neisser (comp.), Tbe Perceioed Se!f(1993);

102

LA fABRICA DE HISTOJU/\S

nes teniendo presente nuestra pregunta: "¿Por qué la narrariva?" y aquí, a continuación, resumo mis resultados en una docena de "definiciones-relámpago" psicológicas de la identidad del "Yo", 1. El Yo es teleológico, lleno de deseos, intenciones, aspiraciones, siempre intentando perseguir objetivos. 2. En consecuencia, es sensible a los obstáculos: responde al éxito o al fracaso, es vacilante al afrontar resultados inciertos. 3. Responde a los que se consideran sus éxitos o fracasos modificando sus aspiraciones y ambiciones y cambiando sus grupos de referencia. 12 4. Recurre a la memoria selectiva para adaptar el pasado a las exigencias del presente y las expectativas futuras. 5. Está orientado acerca de "grupos de referencia" y "otras personas importantes" que aportan los criterios culturales con los que se juzga a sí mismo." Ulric Neisser. Robyn Fivush (cornp.), Tbe Rememberillg Self(l 994); Ulric Neisser, David ]opling, Tbe conceptual Selfill Cantect (1997). Todos estos volúmenes fueron publicados por la Cambridge Universiry Press. 12 Un rípico ejemplo de mi reorientnción dialógica en la creación de! yo se puede encontrar en e! capítulo 3 de mi I1cts olkleanillg. Cambridge. Harvard Universiry Press, 1991 [trad. esp.: Actos de significado: Más a!!á de la revolución cognocitiua, Madrid, Alianza, 1995J. Allí presento la descripción de una familia que discute el pasado de sus miembros. I.i El antropólogo Richard Shwedwe afirma (basado en documentación comparativa) que parecen existir tres criterios normativos o "éticos" con los que los seres humanos, sin importar su cultura, se juzgan a

LA CREACIÓN NARRATIVA DEL YO

1113

6. Es posesivo y extensible, en cuanto adopta creencias, valores, devociones, y hasta objetos como aspectos de su propia identidad. 7. De todos modos, parece capaz de despojarse de estos valores y adquisiciones, según las circunstancias, sin perder su continuidad. 8. Es continuo en sus experiencias más allá del tiempo y de las circunstancias, a pesar de las sorprendentes transformaciones de sus contenidos y sus actividades. 9. Es sensible respecto de dónde y con quién se encuentra siendo en el mundo. 10. Puede dar el motivo y asumir la responsabilidad de las palabras con que se expresa, y siente fastidio si no encuentra las palabras." sí mismos y a los demás. Él los describe como los que se refieren a la "ética de la autonomía, la ética de la comunidad y la ética de la divinidad". Cada uno tiene su expresión específica en distintas culturas, con distintas valoraciones para cada uno. Así, por ejemplo, las culturas asiáticas, más comunitarias, difieren notablemente de las occidentales, más orientadas hacia la autonomía: aun las primerísimas memorias autobiográficas de los adultos chinos incluyen más episodios autocríticas vinculados con la comunidad que las memorias de infancia de los adultos estadounidenses, que tienden a recordar más episodios vinculados con la autonomía. Véase Richard Shweder, "The Psychology ofpracrice and the pracrice of die three psychologies", en Asian[ournal 01Socia! Psycbology, 3, 2000, pp. 207-222. Los datos sobre los recuerdos de infancia se encuentran en Qi Wang, "Culture cflcos on adules' earfiesr chilhood recol1ecrion and self-descriprion", en [ournal o/ Persona!it} andSocial Psychology. en prensa. I~ Allí donde el relato del Yo usualmente se efectúa en el lenguaje corriente, este último exhibe los géneros y las modas en auge en su época. ¿El llamado "viraje interior" de la novela hizo que la

104

LA FABHJCA DE HISTORIAS

11. Es caprichoso, emotivo, lábil y sensible a las situaciones. 12. Busca y defiende la coherencia, evitando la disonancia y la contradicción mediante procedimientos psíquicos altamente evolucionados, Este listado no es en gran medida sorprendente, no es contraintuitivo ni siquiera en sus más pequeños detalles. Pero se hace algo más interesante, si se lo traduce en una serie de reglas para narrar y escribir un buen relato. Grosso modo. así: 1. Un relato requiere una trama. 2. A las tramas les sirven los obstáculos en la consecución de un fin. 3. Los obstáculos hacen reflexionar a las personas. 4. Expón sólo el pasado que tiene relevancia para el relato. 5. Haz que tus personajes estén provistos de aliados y relaciones. 6. Haz que tus personajes se desarrollen. 7. Pero deja intacta su identidad. 8. y mantén su continuidad, también evidente. narración se desplazara del yo hacia su interior? ¿Y qué decir de la

"explosión lexical del yo (self)" en la Inglaterra del siglo XV1I. que abunda en composiciones reflexivas como self-conscious, self-reLiant, selfposst'sst'd y semejantes? ¿Aparecieron estas palabras quizá como respuesta al siglo turbulento de Hobbes y Locke, de la sublevación puritana de Cromwell, de los dos reyes Estuardo destronados, de la Revolución Gloriosa? ~EI diluvio de reflexivos apareció en correspondencia con los cambios del mundo y modificó el modo en que las personas pensaban y hablaban de sí mismas?

LA.. CREACIÓN NARRATIVA DEL YO

lO";

9. Dispón a tus personajes en el mundo de la gente. 10. Haz que tus personajes se expliquen en la medida necesana.

11. Haz que tus personajes tengan cambios de humor. 12. Los personajes deben preocuparse cuando parecen ser absurdos. ¿Deberíamos decir, en consecuencia, que todos esos estudios psicológicos sobre la identidad descubrieron el agua tibia, y que todo lo que hemos aprendido gracias a ellos es que la mayor parte de las personas ha aprendido a narrar relatos pasables, con ellos mismos como protagonistas? No hay duda de que esto sería injusto y, más allá de todo, claramente falso. Pero seguramente podríamos acusar a los psicólogos aurores de esos descubrimientos de no haber sabido distinguir al bailarín de la danza, el medio del mensaje, o como quiera que se lo quiera formular. Pues el Yo de los psicólogos al final resulta poco más que un típico protagonista de un rípico relato de un género típico. La heroína parte en busca de algo, encuentra obstáculos y se replantea sus metas en la vida, recuerda lo que es necesario. como necesario, tiene aliados y personas por las que siente afecto, pero actúa sin perderse en este proceso. Vive en un mundo reconocible, dice lo que piensa cuando debe hacerlo, pero se muestra abatida cuando le faltan las palabras y se pregunta si su vida tiene sentido. Puede tratarse de un relato trágico. cómico, de un Biidunysroman, de no importa qué cosa. ¿La identidad precisa acaso de algo más que un relato razonablemente bien llevado, un relato cuyos episodios inin-

106

LA FÁUIllCA DE

HJ.~T(JRJA.~

terrumpidos se vinculen entre sí (como en general las historias que se continúan, o las líneas de precedentes en el derecho)? Tal vez nos hallamos frente a otro dilema del tipo de "el huevo o la gallina". ¡Nuestro sentido de identidad es la fans et origo de la narrativa, o es el humano talento narrativo el que le confiere a la identidad la forma que ha asumido? Pero tal vez es una simplificación excesiva. Un viejo adagio de la lingüística reza: "Pensar sirve para hablar"; llegamos a pensar en cierro modo para podernos expresar en la lengua que aprendimos a usar, lo que por cierto no quiere decir que todo el pensamiento esté formado con el fin exclusivo de la palabra. Dan Slobin, valioso experro y maduro investigador de la influencia recíproca entre pensamiento y lenguaje, se expresa de este modo afortunado:

L"- CREACIÓN NARRATIVA DEL YO

lO?

Seguramente la identidad puede ser concebida como uno de esos "eventos vcrbalizados", una especie de "rnetaevento" que ofrece coherencia y continuidad a la confusión de la experiencia. Pero el uso del lenguaje -sobre todo su uso en la creación del Yo- no recibe de por sí forma del lenguaje, sino antes bien de la narrativa. ¿Es esto tan sorprendente? Los físicos llegan a pensar en los términos de esos garabatos que enciman en las pizarras. Los músicos son tan buenos para pensar musicalmente que el director Dimitri Mitropulos (según un violoncelista de su orquesta) solía recorrer una y otra vez canturreando de atrás para adelante una pieza musical completa, hasra el punto de que, creía, la orquesta se había equivocado. ¿Acaso nosotros somos menos capaces cuando tratamos de decidir rerrospectivamente si, al fin de cuentas, "es éste el tipo de personas que queremos ser"?

No es posible verbalizar la experiencia sin asumir una

perspectiva, y [....] el lenguajeen uso favorece esras perspectivas particulares. El mundo no presenta "eventos" por codificar en el lenguaje. Antes bien, en el proceso de hablar y en el de escribir las experiencias se transforman, filtradas mediante el lenguaje, en eventos ierbalizados. " 15 Dan I. Slobin, "Verbalized even ts: a dynamic approach ro linguistic relativiry and dererm inism", en Current Issnes in Linonistic Theory, 198, 2000, p. 107. Este estudio también fue publicado en el volumen a cargo de Susanne Nierneier y René Dirven, Euídcncc jOr Lillgllistic Relativity, Arnsterdam-Philadelph¡a, [ohn Benjamin, 2000.

IV La mayor parre de las personas nunca llega a redactar una autobiografía con todas las de la ley. Antes bien, el relato del Yo en general es provocado por episodios ligados a algún interés de más largo aliento. Aunque esté vinculado a sucesos específicos, o sea provocado por éstos, usualmente presupone esos intereses a largo plazo, a escala más amplia: grosso modo como en la historiografía el registro de acontecimientos específicos en forma de anuales ya está de algún modo determinado o plasmado por una cbronique más vasta que, a su vez, lleva la impronta de una bistoire

!Os

LA F/üJHICA DE HISTORIAS

omnicomprensiva. El relato de una batalla da por descontada la existencia de una guerra y, a su vez, ésta da por descontada la idea aun más amplia de Estados nacionales en conflicto y de un orden mundial. Ninguna autobiografía es completa, sólo se la puede terminar. Ningún autobiógrafo puede sustraerse a la pregunta: ¿de qué Yo trata la autobiografía, desde qué perspectiva está compuesta y para quién? La autobiografía que efectivamente escribimos no es más que una versión, un modo de conseguir la coherencia. La autobiografía también transforma al escritor experimentado en un Doppelglinger y a sus lectores en mastines. ¿Cómo puede una autobiografía, en no importa qué versión, alcanzar un punto de equilibrio entre lo que efectivamente hemos sido y lo que hubiéramos podido ser? Y sobre este supuesto equilibrio jugamos con nosotros mismos. Una amiga y vecina, buena periodista y escritora comprometida, a la par de mí, en la escritura de una autobiografía, respondió de este modo a mis dudas: "Por mi parte, ningún problema: yo soy fiel a la memoria". Y sin embargo era conocida localmente como una deliciosa Iabuladora que. para usar las palabras de un conciudadano ingenioso, "era capaz de presentar un paseo de compras en Varrelapesca como una visita a la antigua Roma". Como ella. nosotros continuamente balanceamos lo que ha sido con lo que habría podido ser; y por añadidura no nos damos cuenta, y es una suerte, del modo en que lo hacemos. La autobiografía literaria, aun con todas sus trampas, puede darnos no pocas lecciones acerca de qué dejamos implícito en las descripciones más breves y espontáneas,

L\ CREAC¡ÚN NARRATIVA DEL YO

109

ligadas a episodios, que damos de nosotros mismos. Inclusive nos puede dar alguna advertencia en mérito a la idea criptofilosófica que un escritor tiene de la naturaleza del Yo. Y no se trata de una cuestión ociosa. Un libro reciente pone en viva evidencia este punto. Se trata de Memory and Narrative: Tbe \.\7eave of Lifi'1l1riting [Jvfemoria y narrativa: el tejido de la biografia], meditada obra de James Olney." El autor se ocupa especialmente del ascenso y la declinación de la forma narrativa en las descripciones de sí mismos, y de por qué, en épocas recientes, empezó a perder atractivo para los autobiógrafos literarios. aunque no puedan sustraerse cuando hablan de sí mismos de manera más episódica y espontánea, Él toma en consideración a cuatro famosos autobiógrafos: cuyas obras cubren más de un milenio, a partir de San Agustín, cuyas Confesiones abrieron en la práctica el género autobiográfico en el siglo IV. para concluir con Samuel Becketr. San Agustín ve en su propia autobiografía una búsqueda de su vida verdadera, de su verdadero yo, y la concibe como orientada a descubrir la memoria verdadera, la realidad. Para él nuestra vida verdadera es la que nos es dada por Dios y la Providencia, y el irrepetible orden inherente a la narración refleja la forma natural de la memoria, la forma más fiel, al ser dada por la Providencia. La memoria refleja el mundo real, y San Agustín acepta la narración como su medio. El suyo es 16 James Olney, A1emo1JI and Narrarivc: Tbe UíéaveofLift- \'Vriúllg, Chicago, University oí Chicago Prcss. 1998.

110

un "realismo narrativo" y el Yo que emerge es el don de la Revelación, hecho fermemar por la Razón. Compárese, en e! siglo WII, a Giambarrisra Vico, que sigue a San Agusrín en la parábola histórica de Olney. Las reflexiones de Vico acerca de los poderes de la mente misma lo indujeron a mirar con recelo el realismo narrarivo de San Agustín. Para él una vida se crea con los actos mentales de aquellos que la viven, no con un acto de Dios. Su semejanza a un relato es obra nuestra, no de Dios. Vico acaso fue e! primer consrrucrivista radical, aunque fuera proregido por un racionalismo que lo ponía al resguardo de! escepricismo que normalmente se asocia a dicha posición radical. Un siglo más rarde hallamos a Jean-Jacques Rousseau, quien, puesro en guardia por las reflexiones de Vico y estimulado por el nuevo escepticismo de su época revolucionaria, se dedicó a levantar nuevas dudas respecto del realismo narrativo estable e inocenre de San Agustín. Las CrJllfiJiones de Rousseau rienen la imprenta de un vivaz escepticismo. Es verdad: son los acros mentales y no la Providencia los que dan forma a una autobiografía; pero Rousscau se mofa también de nuestros actos mentales: de sus locuras pasionales y de su utilización al servicio de la vanidad. Para él las autobiografías se vuelven, en cierta medida, más semejantes a juegos de sociedad que a búsquedas de una verdad superior, y probablemente ésta sea la razón por la que él apenas toleraba ideas como la del pecado original. El respeto por la razón de Vico es transformado por él en un escepticismo asaz lamentable e impío.

LA cn.f...AC,j(\H t'MRRATIVA DEL YO

111

Con un salto de dos siglos llegamos a Samuel Beckett e e ya nuestra época. Beckett concuerda con Vico en su razonado rechazo del realismo narrativo de San Agustín y simpatiza aun más con el irónico escepticismo de Rousseau, Pero rechaza explícitamente la narración como reflejo de un orden inherente a la vida. Es más, niega la idea misma de que exista un orden inherente a la vida. Él asigna con resolución el primado a la imaginación: su misión es liberar la biografía (y la literatura) de la camisa de fuerza narrativa. La vida es problemática, no se la puede constreñir en géneros convencionales. Así, aun en sus dramas casi autobiográficos, como Esperando a Godot, propone problemas, más que resolverlos. Para él, la caza es mejor que la presa: no nos hagamos acunar por la ilusión de la narrativa.

Cada uno de ellos -San Agustín, Vico, Rousseau, Beckett- es hijo de su época histórica: cada uno cultiva una imagen nueva de la infancia, rechazando la que para él se volvió caduca. En los comienzos, para San Agustín el Yo es el producto de la narración guiada por la Revelación, que muestra la obra de Dios; cuando llegamos a Beckett, un milenio más tarde, la narración de sí mismos es una simple Jaro n d'écrire, un nudo corredizo fabricado por el hombre, que estrangula la imaginación. Para todos ellos el problema de la identidad, de su naturaleza y origen, era una cuestión de profundo interés y debate, un debate que no parece haberse atenuado en el transcurso de un milenio, aunque la problemática se haya modificado radicalmente. ¿Por qué Tomás de Kempis dio a su descripción de la identidad monástica el título de

] 14

LA f:\lHUCA DE HISTORIAS

las cosas solo" era su ideal, y la inviración de Thoreau a "simplificar, simplificar" fue entendida por él en el sentido de no depender de nadie, de aspirar 3 una autonomía absalma. Yel relato de sí mismo se adaptaba bien a esta fórmula: vivió al final de sus últimos días en la zona más remota de Alaska, alimentándose tan sólo de plantas comestibles, y murió de hambre después de tres meses. Poco antes de morir, se preocupó por hacerse un autorretrato, cuyo negativo se encontró en su máquina fotográfica. Allí se ve al joven sentado, con una mano levantada y un panneto escrito en letra de imprenta en la otra: "Tuve una vida feliz y agradezco al Señor. Adiós, y que el Señor los bendiga a todos". Sobre la madera terciada que cerraba una de las ventanillas del ómnibus que habría de ser su último refugio, había trazado este mensaje: "Durante dos años recorre la tierra [...J. Absoluta libertad. Un extremista. Un viajero estera cuya casa es la ruta [... J. Ya no es envenenado por la civilización de la que huye, y camina solo sobre la tierra para perderse en el desierto". Al final, también e! pobre Christopher McCandless advirtió una suerte de compromiso con los demás, un compromiso ofrecido -préstese mucha atención- como un acto de libre voluntad. Mientras yacía solo, muriendo de hambre, todavía se sintió impulsado a invocar la protección de Dios sobre aquellos que él había rechazado: un acto de gracia, de compensación. Después murió, acaso con nostalgia, acaso con amatgura. En su propio relato, ¿era una víctima o un vencedor? Hace una generación, e!gran VIadimir Propp" demostró cómo los personajes y los sucesos de! lB

Vésae nora 1, cap itu]c 1.

LA CREAC¡(lN NI\HF/ITlVA DEL YO

115

cuento maravilloso operan COlTIO func~iones en las tramas narrativas: no tienen una existencia propia. ¿Qué función

cumplió la acción final del pobre Chrisropher en su historia, y cómo se la COntÓ a sí mismo? En una época conocía a un joven doctor que, desilusionado por la monotonía de su práctica privada y tras haber sabido de la organización Médicos sin Fronteras, comenzó a leer sus publicaciones y a recolectar dinero a su favor durante las reuniones de la asociación médica de su distrito. Por último viajó a África, donde ejerció la medicina durante dos años. A su regreso, le pregunté si había cambiado. "Sí -me contestó- mi vida ahora es toda de una pieza". ¿Toda de una pieza? ¿Dividida entre dos continentes? Sí, porque ahora mi amigo médico no sólo practica la medicina allí donde se había iniciado, sino que también indaga la turbulenta historia de la ciudad que él dejó para ir a África a conocer mejor las fuentes de su insatisfacción, para conciliar mejor su autonomía con

su compromiso por una ciudad que él incluye en el más amplio mundo al que había aspirado. Al hacer eso, creó un Yo vital. ¡E inclusive sumó como aliados de su empresa a los más potentados de su ciudad! Pero entonces, ide qué modo podemos equilibrar la autonomía y e! compromiso en nuest!o sentido de idenridad -por no hablar de hacer de todo esto una pieza-? Había estudiado e! asunto como psicólogo, en e! modo indirecto usual en nosotros los psicólogos, y como es debido había contribuido con mi capítulo a uno ele los volúmenes de Neisser antes mencionados. Pero, en cierto modo, e! equilibrio resulta más claro en la simple con-

116

u,

FAnH.ICA DE HISTOH.IAS

versación cotidiana. Ase ocasionalmente interrogué al respecto a varias personas, cuando e! tema parecía apropiado: amigos, gente con la que trabajo, conocidos que se me hicieron familiares. No hago más que interrogarlos directamente sobre ellos mismos ni bien el tema de! equilibrio parece ser natural. Una de estas personas era una colega, una mujer joven fuertemente comprometida en la representación de menores al sostén de sus padres durante las causas relacionadas con paternidad. Le pregunté cómo había llegado a ese trabajo, que parecía congeniar perfectamente COn ella. Ella contestó que me iba a mandar un e-rnail, y aquí tenemos lo que me escribió: Fue una cosa en cierro modo involuntaria. Me había gra-

duado en Stanford con un Bnchelor 01Arts en inglés y escritura creativa, y no tenía intenciones de dedicarme a la enseñanza o la edición, etc, pero algo quería hacer

[... ] para mejorar la vida de los niños pobres. Por una particular coincidencia de circunstancias (que sería de-

masiado largo y aburrido exponer) obtuve una residencia en la Community LegalAid Society de Wilmingron, en Delaware, donde trabajé en estrecho COntacto con un abogado que representaba a padres (a menudo disminuidos mentales) en causas de maltrato y negligencia. Ese trabajo me atrajo inmediatamente. Por sobre rodas las cosas, me sorprendía la fuerza de esos padres frente a un ambiente terriblemente hostil, pero también el hecho de que nadie estaba allí para escucharlos. Cuando se topaban con alguien (el abogado con que trabajaba o yo misma) realmente interesado en escucharlos, con frecuencia no lograban confiar en esa relación, yeso, a su vez,

u\ CREACIÓN NARRATIVA DEL YO

117

hacía difícil representarlos (legalmente) con eficacia. Tras haber trabajado yo misma mucho para "encontrar mi

voz", y haber tenido de primera mano la experiencia de cuánto puede sanar e inclusive transformar la relación

con alguien que en verdad te escucha, me sentí en relación estrecha con estos padres, a pesar de lo distinto de nuestros ambientes de proveniencia, etc Así, a fin de cuentas, se trata de una continuación de mi más profundo y personal interés.

Tanto el médico, como mi colega abogada de menores habían llegado a un puntO muerto: aburridos y descontentos, liquidaban rutinariamente sus previsibles obligaciones para liberarse de compromisos contraídos con anterioridad. La escuela de medicina, después la residencia, después la práctica privada en una ciudad de provincias. La joven de buena familia con inclinaciones literarias, que concurre a la universidad y más tarde sale a enseñar inglés en el liceo. Los dos describían parábolas trazadas por un compromiso convencional, tomado en edad joven. Ni uno ni otra tenían necesidades materiales, no tenían necesidad de continuar. Los dos preveían incluso demasiado claramente el paso que seguirían, como si la posibilidad fuera obliterada por la tajante previsibilidad de lo que les esperaba. El compromiso en esas condiciones es una narración que nos recuerda los relatos judiciales discutidos en e! capítulo anterior. Aquél es dominado por las obligaciones creadas por lo anterior en la vida de uno. Los graduados en medicina pasan a la residencia y después a la práctica: acaso la práctica en la ciudad natal aporta un

lIS

LA f:\rIlUCA DE lil:;TOEIA~

estímulo por fuera de la convención. Las circunstancias

cambian. El balance entre compromiso y auronomía ya no satisface, a medida que se acota la gama de posibilidades. El relato de sí mismos parece faltar en esos imaginarios mundos posibles generados por la fantasía (y cultivados por los dramaturgos y 105 novelistas). Estas [ases de la vida podemos concebirlas de distintos modos, que nos resultan familiares desde los capítulos anteriores. Por ejemplo, podemos verlas como afines a esos períodos en que la situación maduró por una decisión judicial que marcó una época. Y, como las decisiones que marcan una época, en que un principio doctrinal anterior se amplía para tener en cuenta nuevas condiciones, los cambios de dirección en una vida honran de una manera nueva una anrigua aspiración. La asistencia médica no se dirige sólo a quien no está en riesgo y a las personas familiares de la ciudad en que uno nació, sino a los desheredados y a los oprimidos más allá de un horizonte cuya existencia ames no se conocía. O bien hacemos correr la voz de que nos hemos creado entre aquellos que necesitan que los defendamos, y no sólo a los que la encontrarían por las vías habituales y por su cuenta. En cuan ro al pobre Chrisropher McCandless, si la autonomía es un bien, enronces lo máximo es la autosuficiencia total. O bien podemos concebir los puntos de giro en el relato de nosotros mismos antes como una peripéteia generada por sí misma, llegados al puma en que haber enfrentado problemas en el pasado suscitó problemas que le son propios. La verdad desnuda es que a menudo se encuentran autobiografías, escritas o contadas esponranenmenre duran-

LA CREACION NARRATIVA DEL YO

11')

te una conversación, carentes de puntos de giro. Y casi siempre se las acompaña con observaciones como: "Me volví una mujer nueva", o "Encontré una nueva voz", o

"Era atta persona cuando me fui". ¿Estos virajes forman parte acaso de la adolescencia, como un Sturm und Drany: Tal vez sea así, aunque por cierto no son un producto de la juventud, porque estos virajes acontecen con frecuencia más tarde en la vida, especialmente cuando se acerca el momento de jubilarse. Puede ser que las famosas "fasesde la vida" de Erik Erikson, con su marca distintiva de un desplazamiento de intereses de la autonomía a la competencia, a la intimidad y finalmente a la continuidad, ofrezcan el espacio escénico para nuestros virajes autobiográficos. Ciertas culturas parecen tratarlos ritualmente, como rites de passage, y muchas veces éstos son bastante dolorosos o extenuanres como para dar idca acabada de ello. Un muchacho entre los bosquimanos Kung es sometido a un ceremonial doloroso (que incluye testtegar cenizas calientes sobre heridas recién abiertas en los carrillos, que mañana serán las orgullosas cicatrices de la virilidad) tendente a señalar su salida de la infancia. Ahora está listo para ser un cazador O rechazar los modos de la infancia. Se lo hace participar, además, en una cacería y se saluda con mucho entusiasmo el papel que desempeña en la muerte de una jirafa o cualquier otro animal que sea atrapado pot los cazadores. El tito de pasaje na sólo estimula sino que legitima el cambio. 10 El trauma inadvertido muchasveces producevirajes abruptos y profundos en la narrativa de! Yo, pero éstos contrastan de modo \9

120

LA F/\rlIUC¡\ DE HISTO[{IAS

Pero los punros de giro no están convencionalizados solamente en los rifes depassage o en las fases de la vida de Erikson. El relato de sí mismos (si puedo repetirlo) se produce de fuera hacia dentro, tanto como de dentro hacia fuera. Cuando las circunstancias nos dejan preparados para el cambio, nos dirigimos a otros que han pasado por uno, y nos volvemos accesibles a nuevas tendencias y nuevos modos de vernos a nosotros mismos en el mundo. Leemos novelas con renovado interés, vamos entre la gente, escuchamos con mayor disposición. Los abogados fastidiados de la rutina de fusiones y juicios de violación de derechos de auror manifiestan un nuevo interés por las actividades de la Unión por las Libertades Civiles. Una prometedora y descontenta Jane Fonda, como ella misma declara, empieza a leer la "nueva" literatura feminista para tratar de entender el divorcio que acaba de sufrir. Es más, el mismo feminismo propone versiones cambiantes de la identidad de las mujeres: de la conciencia femenina de una Willa Carher o una Karherine Mansfield al feminismo de protesta de una Simone de Beauvoir o una Germaine Greer, a las feministas de la "igualdad" de hoy. La construcción del yo a través de su narración no conoce fin ni pausas, probablemente hoy más que nuntajante con el cambio ordenado y sostenido por la comunidad de los rites depassage. Típico del trauma es alienar y aislar a quienes lo han sufrido. Las víctimas de estupro, por ejemplo, suelen estar tan afligidas por el sentimiento de vergüenza y culpa que no se atreven a encontrarse con su comunidad. Reciben un gran alivio de la terapia de grupo, junto con otras víctimas, en las que descubren que también sufren de su mismo sentimiento de aislación.

LA CREACIÓN t','AR1v\TIVA DEL YO

121

ca. Es un proceso dialéctico, un acto de equiparación. Y a pesar de los sermones que decirnos para reconfirmarnos lo que creemos sobre las personas que nunca cambian, éstas cambian, vuelven a equilibrar su auronomía y sus compromisos, casi siempre de una forma que hace honor a lo que eran en el pasado, El decoro de la creación del Yo ahorra, a la mayor parte de nosotros, esos tipos de creación del yo desenfrenadamente aventurosos, que fueron la ruina de Chrisropher McCandless.

VI ¿Qué se puede decir como conclusión sobre el arte narrativo de la creación del Yo? Sigmund Freud, en un interesante libro demasiado poco leído,20 observó que cada uno de nosotros se parece bastante a un "reparto de personajes" de una novela o una obra de teatro. Los novelistas y los dramaturgos -observa él- construyen sus obras descomponiendo su propio reparro interior, poniendo estos personajes en escena o en la página para explicarsus relaciones recíprocas. Éstos pueden ser percibidos en las páginas de cada autobiografía. Llamar "personajes" a nuestras múltiples voces interiores es quizás una exageración literaria. Pero ellasestán y se hacen oír, tratan de arribar .n Sigmund Freud, Deinsion and Drea'm: AIl [nterprctation in tfJe

Light o/ Psychoanniysis of "Gradina", a Notel by V(I¡lhelm [cnsen. Bastan, Beacon Press, 1956 [trad. esp.: El chiste), su relación con lo inconsciente. Eldelirio)' los sueiíos enla "Gradioa" ele [cnsen, Madrid,

Biblioteca Nueva, 1931].

121

LA l'/i111UC:\ DE H¡:iTOltIAS

a un acuerdo entre sí y, de vez en cuando, disputan. Una construcción narrativa del Yo de un alcance considerable tratará de hablar en nombre de rodas; pero nosotros ya sabemos que no existe una sola buena historia para rodas los usos que sea capaz de hacerlo. iA quién se la narran, y con qué finalidad? Además, somos demasiado hamléticos para crearla roda de una vez, en bloque, demasiado desgarrados entre lo familiar y lo posible. Pero nada de roda esto parece desalentarnos. Seguimos construyéndonos a nosotros mismos por medio de narraciones. iPor qué es tan esencial la narrativa, por qué necesiramos de ella para definirnos? Trataré este tema al final, pero perrníraseme una simple consideración ahora. El talento narrativo es rasgo distintivo del género humano tanto como la posición erecta o el pulgar opuesro. Parece que es nuestro modo "natural" de usar el lenguaje para caracterizar esas omnipresentes desviaciones del estado previstas de las cosas, que es el rasgo distintivo de una cultura humana. Ninguno de nosotros conoce la exacta hisroria evolutiva de su origen y supervivencia. Pero lo que sabemos con seguridad es que ese talento es irresistible, en tanto medio para comprender la interacción entre los hombres. He afirmado que creamos y recreamos la identidad mediante la narrativa, que el Yo es un producto de nuestros relatos y no una cierta esencia por descubrir cavando en los confines de la subjetividad. Ya esta altura está demostrado que sin la capacidad de contar historias sobre nosotros mismos no existiría una cosa como la identidad. Pero para ello perrníraseme presentar la documentación respecto de este punto.

LA CHL:AC!ÓN i'lARRATIVA DEl. YO

123

Existe una patología neurológica llamada dymarmtil.'ia," que es una grave lesión ele la capacidad ele relatar o comprender historias. Está asociada a neuropatías como el síndrome de Korsakov o el mal de Alzheimer. Pero es más que una disminución de la memoria del pasado, que ya de por sí disgrega radicalmente el sentido de identidad, como dejó claro la obra de Oliver Sacks. 21 Sobre todo en el síndrome de Korsakov, en el que además de la memoria disminuye drásticamente la afectividad, el sentido de identidad virtualmente desaparece. Sacks describe a uno de sus pacientes gravemente aquejado por el síndrome de Korsakov como "vacío, carente de alma"." Uno de los síntomas más característicos de tales casos es la pérdida casi total de la capacidad de leer el pensamiento ajeno, de comprender lo que los demás podrían pensar, sentir, hasta ver. Los enfermos parecen haber perelido el sentido de sí mismos, pero también el sentido del otro. Un agudo crítico de la autobiografía, Paul John Eakin, al comentar estas publicaciones, considera estos documentos como una postrera demostración de que la identidad tiene un carácter profundamente relacional, que el Yo, como se destacó anteriormente, también es el 21

Eakin, How Our Lites Become Storios: iHakhlgSelves, ob. cir..

p. 128. 22 Oliver Sacks, Awakeni71gs, Londres, Duclcworrh. 1973 [trad. esp.: Despertares, Barcelona, Muchnik, ¡988]. 2l Oliver Sncks, Tire Man Who Mistook His WiJefór a Hat and Otber Clinical Tales, Nueva York, Harpers, 1987, p. 113 [rr.td. esp.: El hombre que confimdió a su mf~jer con nn sombrero, Barcelona, Muchnik,19911.

124

LA FABIUCA DE HISTOIUAS

Otro. Son éstos los pacientes que sufren de la que antes llamé dvsnarmtiuia. La teoría que surge de esto es que la dYSllaJ7'[ltivia es morral para la identidad. Eakin cita la conclusión de un estudio inédito de Young y Saber: "los individuos que han perdido la capacidad de construir narraciones han perdido su yo".'" La construcción de la identidad, parece, no puede avanzar sin la capacidad de narrar. Una vez dotados con esta capacidad, podemos producir una identidad que nos vincule con los demás, que nos permita volver a recorrer selectivamente nuestro pa-

sado, mientras nos preparamos para la posibilidad de un futuro imaginado. Pero las narraciones que nos contamos a nosotros mismos, que construyen y reconstruyen nuestro Yo, abrevan en la cultura en que vivimos. Por más que podamos asignar a un cerebro la tarea de funcionar para conseguir nuestra identidad, ya desde el principio somos expresiones de la cultura que nos nutre, Pero la culrura a su vez es una dialéctica, llena de narraciones alternativas acerca de qué es el Yo. o qué podría ser. Y las historias que contamos para crearnos a nosotros mismos reflejan esa dialéctica.

~4 Eak¡n. Hou. Onr Lives Beconic Stories: il1akingSe/ves, ob. cir., p. 124. Eakin hace referencia a un ensayo inédiro de Kay Young y [effrey L. Saber, Tlio ncurology o/ nnrratiue, presentado en una sesión sobre "Aurobiografía y neurociencias" de la Modero Languages Association Convenrion, Nueva York, 29 de diciembre de 1995.

4. ¿Por qué la narrativa? 1 Hay una verdad que aun sin mi laboriosa recopilación de documentos es, sin más, obvia. La narrativa, si bien es un evidente placer. es una cosa seria, En el bien y en el mal. es nuestro instrumento preterido, quizásinclusive obligado pata hablar de las aspiraciones humanas y de sus vicisitudes, las nuestras y las de los demás. Nuestras historias no sólo cuentan. sino que imponen a lo que experimentamos una estructura y una realidad irresistible; y además una actitud filosófica. De hecho. por su misma naturaleza. los relatos dan por descontado que nosotros, sus protagonistas, somos libres, 3 menos que estemos arrapados por las circunstancias.Y asimismo dan por descontado que laspersonas saben cómo es el mundo, qué se puede esperar de él, así como qué se espera de ellos. Con el tiempo, la vida llega no tanto a imitar al arte como a aliarse con él. Es "gente habitual que hace las cosas habituales en lugares habituales por razones habituales". Hace falta una aparente fracrura en este terreno de lo habitual para hacer que eche a andar la rica dinámica de la narrativa: cómo afrontarla, dominarla. volver a llevar las cosas por los carriles familiares. 125

12(i

l..'\ Fi\J-mJCA UF J-IL'iTOfUA'i

La narrativa es un arte profundamente popular, que manipula creencias comunes respecto de la naturaleza ele la gente y de su mundo. Está especializada en lo que es, o se supone que es, dentro de una situación de riesgo. Contar historias es nuestro instrumento para llegar a un acuerdo con las sorpresas y lo extraño de la condición humana. Como también con nuestra imperfecta comprensión de esta condición. Las historias hacen menos sorprendente, menos arcano, lo inesperado, le dan un aura análoga a la coridianidad. "Es extraria esta historia, pero tiene un sentido, ¿no es cierto?" ¡Decimos estas cosas inclu-

so cuando leemos el Frankenstein de Mary Shelley! El dominarla probablemente es un medio fundamental para mantener la coherencia de una cultura. A fin de cuentas, la culrura prescribe nuestras ideas de lo habitual. Pero, dada la indocilidad humana y las imperfecciones de! control social, no siempre prevalece lo que se

127

Las rransgresiones de lo habitual, una vez dominadas narrativarncnrc, llevan la impronta de la cultura, no una marca de calidad de las revistas para consumidores, sino una aprobación en la forma de: "Ah, acá tenemos de nuevo la vieja historia", Una vez ennoblecidas como ozéncro o como "trasto viejo", devienen legitimadas e interpretabIes como transgresiones o infortunios o errores de juicio humano: el hijo ingrato, e! cónyuge infiel, e! sirviente ladrón. Devienen lo imprevisto de! repertorio y nosotros nos hacemos consolar por la persuasión de que no hay nada nuevo bajo e! sol. Así, las infracciones devienen nuestras infracciones, la lisra de pecados mortales y veniales de! católico, los mandatos de la Corte Real para el inglés, la prohibición familiar. Pero, como ya he observado, la cultura no se da toda en una pieza, y tampoco su patrimonio de historias. Su vitalidad reside en su dialéctica, en su exigencia de llegar

espera. Engañamos. seducimos, no respetamos nuestros

a un acuerdo con opiniones contrarias, con narraciones

compromisos. Las infracciones y las aberraciones no ser.in agradables, pero por cierto no son inesperadas. La condición humana a pequeña escala es demasiado incierta, y las ganas, demasiado impelentes en aquellas horas de la siesta. Así, las historias se refieren a las cosas en pequeña escala. No sostienen ninguna moral general explícira; se limiran a implicarla; hasta que un abogado mere sus manos en ella para demostrar que, basado sobre e! precedente, ésta viola e! artículo IV, inciso 3 de algún estatuto codificado. Ésta es acaso la razón por la que tantos clientes consideran que e! procedimiento judicial es tan insoportable.

de índole conflictiva. Damos oído a muchas historias y las tomamos por usuales aun cuando están en conflicto entre sí. Comprendemos la inexorable prohibición formulada por Creón que impide sepultar a Polinices, su sobrino traidor, pero también comprendemos aAntígona, que desafía a Creón para dar sepultura a su hermano muerto. Es e! conflicto entre e! soberano vengarivo y la hermana fiel. ¿Cómo resolverlo? Luego, una historia de repertorio para situar más fácilmente e! conflicto: Antígona y su hermano Polinices son e! fruto de la trágica unión de Edipo con su madre, Yocasta. ¿Qué puede derivar de ello, más que la catástrofe? Antígona es con-

12K

LA FABRICi\ DE HISTORIAS

denada a muerte por Creón: el orden político debe prevalecer. Y, en rápida sucesión, la mujer y el hijo de Creón, prometido de Antígona, se dan muerte por el dolor y la vergüenza. El genio de Sófocles ha transformado una siruación que hiela la sangre en una "ineluctabilidad comprensible" . A dos milenios de distancia todavía estamos fascinados por Antígona y la actualizamos continuamente. jean Anouilh dio una versión de ella que subió a escena en París durante el último año de la ocupación alemana, con un Creón que era la caricatura de un dictador moderno y una Amígona que era un transparente disfraz de Mariana/Juana de Arco. Tan irresistible, tan antiguo es el dilema de Amígona que los ocupantes nazis no osaron prohibirla por remar al ridículo. Toda París rebasó el teatro; no se encontraban ni siquiera entradas de pie. Una nota personal: los maquis con los que estábamos en contacto en París nos enviaron irónicos mensajes clandes ti- . nos a Londres respecto de los oficiales alemanes que lloraban en la sala. Pero yo también lloré durante la función algunos meses más tarde, cuando nuestra unidad de "guerra psicológica" finalmente llegó a París liberada. ¡La obra se representó un año más! El gran teatro, como los mitos de fundación, no presenta modelos a imitar, sino impresionantes transgresiones de lo habitual que deben ser comprendidas, de algún modo dominadas, incorporadas a una tradición cultural. ¡Imitar al prence de Dinamarca, o a Agamenón, o al joven capitán de El buesped secreto de Comad? ¡Pobre McCandless, que imitó j'(ft1lden hasta morir en soledad!

¿POR QUI? LA NARfV\TIVA?

129

El gran teatro, la gran narrariva, en oposición al puro entretenimiento, cumple una función peligrosa, y nosotros avanzamos lo suficiente en nuestro análisis como para considerar este punto de cerca. La cultura humana, sin importar de qué tipo, es por naturaleza una solución dada a la vida en común no menos que, de modo más oculto, una amenaza y un desafío a quienes viven en su ámbito. Para sobrevivir, una cultura necesita medios para resolver los conflictos de interés inherentes a la vida en común. Uno de estos medios son los sistemas de intercambio (para usar el viejo término de Lévi-Srrauss): mis servicios por tus bienes o por tu respeto o alguna otra cosa. Distinto es el "juego serio" (tomo prestada la feliz expresión de Clifford Ceertz): modos de represemar y remover exterminadores conflictos de deseos en un elaborado ritual, como en la famosa riña de gallos de Java, descrita con rama vivacidad por Geerrz. 0, a falta de otra cosa, inventarnos un sistema jurídico y le damos presumiblemente a cada uno su day in court. Ninguna cultura humana puede actuar sin algún medio para tratar los desequilibrios previsibles o imprevisibles inherentes a la vida en común. Aparre de todo lo demás, lo que una cultura debe hacer es escoger medios para mantener refrenados intereses y aspiraciones incompatibles. Sus recursos narrativos -cuentos populares, historias anticuadas, su literatura en evolución, incluso sus tipos de chisme- sirven para convencionalizar las desigualdades que aquélla genera, manteniendo refrenados sus desequilibrios y sus incompatibilidades.

130

LA Ft\[\JUC¡\ DE HISTOIUAS

JJ Mediante la narrativa construirnos, reconstruimos, en cierto sentido hasta reinventarnos, nuestro ayer y nuesrro mañana. La memoria y la imaginación se funden en este proceso. Aun cuando creamos los mundos posibles de la fictioll, no abandonamos lo familiar, sino que lo subjunrivizarnos, transformándolo en lo que hubiera podido ser y en lo que podría ser. La mente del hombre, por más ejercitada que esté su memoria o refinados sus sistemas de registro, nunca podrá recuperar por cornplero y de modo fiel el pasado. Pero tampoco puede escapar de él. La memoria y la imaginación sirven de proveedores y consumidores de sus recíprocas mercaderías. El derecho es fascinante porque aspira a buscar en el pasado y en la memoria para determinar si un caso presente es o no un modelo, un recurso de lo que se prescribió en el pasado. Pero usualmente su dialéctica en evolución impide que una cultura caiga víctima de este imposible ideal mnemónico. El sistema separados-pero-iguales de ayer se vuelve el relato de opresión de hoy. Y también el pasado se redefine, como cuando en el caso Brown los jueces citan con aprobación una decisión de la Corte Real de ] 772 en el caso Somerset, donde se declara que un esclavo negro, escapado y después capturado y deportado de los Estados Unidos a Inglaterra por su parrón, un hombre del Sur, no podía ser vuelto a esclavizar en suelo inglés porque en ese país no existían "estatutos rnunici-

~rOR QUt:. 1.1\ NARRi\TIVA~

131

pales" que autorizaran expresamente la esclavitud; la condición natural de ese hombre era la libertad. No se puede dejar de admirar esta cita del juez supremo Warren en la histórica opinión que pronunció sobre el caso Brown. Pero admiro aun más su fantasía y su intuición al ver la afinidad de ese caso con la cuestión de decidir si las escuelas separadas pero iguales violaban la cláusula de igual protección de la Constitución de los Estados Unidos, documento redactado diecisiete años después de que Lord Mansfield, el "Lord High Chancellor", hubiera vuelto a poner en libertad a Somerset. La ficción narrativa crea mundos posibles, pero extrapolados del mundo que conocemos, por más airo que puedan elevarse por sobre aquél. El arte de lo posible es un arte peligroso. Debe tener en cuenta la vida tal como nosotros la conocemos y, sin embargo, alienarnos de ella lo suficiente como para tentarnos con posibles alternativas que la trascienden. Es algo reconfortante, y a la vez un desafío. Finalmente, tiene el poder de modificar nuestros hábitos al concebir qué es real, qué es canónico. Hasta puede socavar los dictámenes de la ley acerca de lo que constituye una realidad canónica. La novela Furor modificó la legitimidad de una descuidada región sernidesérrica de los Estados Unidos, tanto como La cabaña del tío Tom minó en sus bases la aceptabilidad de la esclavitud en la Norteamérica anterior a la guerra civil; y no sólo suscitando la indignación popular. El libro de Sreinbeck, como el de Harrier Beecher Stowe, hizo que se empezara a discutir si la vida debía ser así. Y éste es el germen de la subversión.

L'; r-,',¡mICA DE HlSTORI¡\S

¿POR QUE LA HA.l1.lv\TIVA?

133

iCómo se llega de! ritual representado por sacerdotes

Jll

iY qué decir del equilibrio entre memoria y fantasía en la narraciones creadoras de! Yo?, rema sobre el que, en rigor, deberíamos llegar a alguna conclusión final. Pero antes de proponer una, debo examinar los orígenes, la prehistoria de la narrativa, para comprender mejor de qué modo sus distintas formas entran en relación unas con otras. ¡Ay de mí!, tendré que hacerlo sobre la base de una documentación ftágil, porque probablemente nunca contaremos con un testimonio atendible acerca de las narraciones más antiguas. Sin embargo, un buen antropólogo, Victor Turner, propone algunas conjeturas interesantes sobre los inicios de este género. Él ve e! origen de la narrativa en los rituales comunitarios de! hombre primirivo: ritos relacionados con la siembra, la cosecha, la medicina, y así sucesivamente. Los documentos que existen, tomados de culruras iletradas contemporáneas, hacen pensar que todos parricipan en e! rirual, poniendo en escena los acontecimientos de modo tal que convoquen a la buena suerte. Con e! tiempo -es la hipótesis de Tumer-Ia ejecución de los rituales se confió a los sacerdotes, mientras que los otros miembros de la tribu asistían reverentes.' El surgimiento de los sacerdotes y de los chamanes es para Turner el germen a partir de! cual terminó por desarrollarse e! teatro. I

YicrorTurner, From Ritual to Thearcr: TIJe Human Scriousness

o/Pla)1 Nueva York, Performing Arrs[ournal Publicarions, 1982

an te la tribu al teatro? Tal vez algún chamán o sacerdote talentoso habrá fascinado a los espectadores con su virtuosismo escénico? iEspléndidas interpretaciones, con tribus vecinas invitadas a asistir? Sí, tal vez éste fue un primer paso de! puro ritual al teatro, pero e! camino por recorrer todavía debió ser largo. iCómo surgió e! drama o la narrativa secular? Algún indicio lo aporra la paleontología. Para empezar, sabemos que hace aproximadamente un millón de años se produjo un enorme aumento en las dimensiones cerebrales de los homínidos, nuestros antecesores. Merlin Donald, neurocientista y muy conocido estudioso de los homínidos prehistóricos, supone que este aumento no sólo llevaba a un aumento de la inteligencia de los homínidos, sino, más específicamente, a que surgiera un "sentido mimético" humano, una forma de inteligencia que puso a nuestros antepasados en condiciones de representar o imitar sucesos del presente o del pasado.' Como releva Donald, la imitación (o mímesis) presenta innumerables ventajas para la transmisión de las modalidades de una cultura. Añadiré entre paréntesis que el Homo sapiens es la única especie verdaderamente irnitariva/ernulaciva en el mundo animal, a pesar de los cuentos populares de monos imitadores.' Merlin Donald, OrigillS o/Ihe Modcrn Mind: Time Slages in rbe Euolnrian o/ Culture and Cognition. Cambridge, Harvard Universiry Press, 1991. Véase también su A ¡'1ind so Rarc: TIJe Evolntion ofHuJ11rlJl Conscionsness, Nueva York, Narran, 2001. 3 Michael Tornasello. TIJe Cultura! Origins o/Human Cognítion, C~:lJnbridge, Harvard Universiry Press, 200 l. 2

13·¡

L,\ FAHII.lCA 1)E J-lJSTOftlAS

¿Cómo se pasa de }a mimesis al "cuento" o a la "declamación", que requieren, ambos, del lenguaje, sobre cuyos orígenes y primeros usos no sabemos virrualmeme nada? Bien, no debemos resignarnos a nuestra iznoran. b era, como el temeroso comiré de programas de la Academia de Francia que en los últimos años del siglo XIX proscribió de sus sesiones toda memoria sobre la prehistoria del lenguaje. Permítaseme proponer alguna conjetura bastante justificada, basada sobre lo que hoy sabemos acerca del lenguaje. Una de las características estructurales más eficaces y universales del lenguaje es la por algunos llamada referencia a distancia: la capacidad de las expresiones lingüísticas de referirse a objetos que no están presemes aquí y ahora tanto para el hablame como para el oyeme. y esto hace del lenguaje algo más que un simple sefialar con el dedo u "ostensión". Una segunda característica esrrucrural, la arbitrariedad de la referencia, también universal, tiene el efecto de liberarnos de las obligaciones más imperiosas de la pura mímesis: los signos no deben parecerse necesariamente a su referente, como en la pintura, En inglés, un pequeño monosílabo, tohale, represe~ta una criatura enorme como la ballena, mientras que el imponente polisílabo microoreanism está en lugar de una pequeñísima. 1amo la eficacia a distancia como la arbirrariedad las damos por descontado: son dos de las características más importantes del lenguaje humano. Añádase otra: acaso el rasgo gramatical más universal de todas las lenguas comemporáneas es la llamada gramática de casos, una sintaxis que distingue agente, acción,

¿POR QUt. LA NARRATIVA?

135

quién recibe la acción, su ámbito, su dirección yel progreso de la acción. Los medios varían según las lenguas, que pueden usar sufijos o prefijos o la posición en la frase, y así sucesivamente. Pero todas las lenguas se comportan de este modo. Las tres características -eficacia a distancia, arbitrariedad y gramática de casos- nos ponen en condiciones de hablar de cosas que no están presentes, sin volver a evocar sus formas o dimensiones, y de dar la marca distintiva de! decurso de la acción humana. El sacerdote-actor ritual puede formular con sus palabras un buen augurio para la siembra, así como el cronista que relata un combate con las tribus vecinas o e! padre que habla a su hijo de ancestros a imitar; y todo esto puede ser dicho, afias más tarde, en cualquier sitio, juma al hogar, a una sola persona o a muchas, o inclusive a uno mismo. Existen instrumentos para la narrativa y desde e! momento en que comienza e! narrar en la tierna edad se podría hipotetizar que aparecen bastante temprano entre los homínidos dotados de palabra: que la ontogénesis resume la filogénesis y que, si los niños pequefios comprenden los relatos ni bien dominan la referencia a distancia, la arbitrariedad y una primitiva gramática de casos, tal vez el hombre también lo hiciera desde sus inicios. Nuestro conocimiento del folklore arcaico, gracias al camino abierto por los trabajos de V1adimir Propp y Albert Lord, nos ofrece otra sugerencia relacionada con las historias primitivas: éstas aportaban la materia base para distinguir ocasiones especiales y, en tales ocasiones, eran contadas por narradores reconocidos, los "narradores de histo-

136

LA F,ÜmICA DE HJSTORIAS

rias", como los llamó Lord en su famoso libro de hace una generación.'Í La habilidad de contar es reconocida y honrada también en las sociedades más simples. Y esta habilidad conlleva una estructura formal que va más allá de la pura expresividad. Los estudios sobre folklore demuestran suficientemente que los relatos de los narradores de historias se componían de cadenas de fragmentos modulares, que podían ser descompuestas y reordenadas para generar distintos relatos en distintas ocasiones. ¡Habrá hecho falta mucho riempo para que nacieran los géneros narrativos? ¡Y para hacer que surgieran genios al componerlos? Debían existir no pocos incentivos para impulsar a Homero a exhibir su talento, ya que los narradores de hisrorias forman parte de los miembros más honrados de la tribu. ¡No habrá empezado muy temprano la vida a imitar el arte? ¡Cuánto habrán podido resistir los seres humanos la tentación de emular las acciones y las modalidades de los relatos presentados artísticamente por los narradores de historias? ¿Los griegos creían en sus mitos, como preguntó

el clacisisra Paul Veyne? y bien, sí y no. Sin embargo, como afirmó OtrO gran clacisisra, Eric R. Dodds, seguramente tenían en cuenta esos mitos en el modo en que vivían su vida y acumulaban experiencias de su mundo. 5 .¡

~rOR QUÉ lA NARHAT1Vi\?

Ah, por desgracia nunca sabremos nada de la narrativa más familiar de nuestros ancestros, en [amille: durame la caza o la recolección de plantas comestibles, en los momentos de ocio (y todas las sociedades estudiadas hasta ahora disponen de una notable cantidad de tiempo libre). Pero una vez más podemos hacer alguna conjetura documentada. Las formularé en términos qu~ hizo familiares el gran psicólogo ruso Lev Vigorski." El usa la expresión "interiorización" para describir el modo en que adquirimos e imitamos modismos tradicionales, para después apropiarnos de ellos. Vigotski y su brillante alumno Alexander Luria citan sorprendentes ejemplos de interiorización entre simples campesinos de Kazajistán que entraron en contacto con la agricultura colectiva mecanizada durante los primeros años de la revolución rusa. No sólo cambiaron sus ideas sobre el mundo de la naturaleza, sino además sobre qué es lo que hace que las nubes se muevan; también sobre ellos mismos, quiénes eran y sobre qué eran o no capaces de realizar. El mundo social había cambiado para ellos, y así también su Yo.

Véase en especial AlbertB. Lord, TbeSinga oJtales, Cambridge,

Harvard University Prcss, 1981; pero también Propp. J Paul Veyne, Dir/ t/;e Grecla Belieoe in Tbcir lvI)'ths:' Chicago.

Chicago Universiry Press, 1988 (trad. esp.: ¿CrC)'eron los griegos en sus mitosi, Barcelona, Juan Crnnica, 1987J; Eric R. Dodds, Tbc Grecles alld tlJe Irrational. Berkeley, Universiry of California Press, 1951 [trad. esp.: Los griegos)' lo irracional, Madrid, Alianza, 1980].

'Lcv Vigotski, Thought and Language. Cambridge, MiT Press, 1962 [trad. esp.: Pensamiento)' lenguaje, Teoría del r/esarro!lo culmml de las [unciones psíquicas, Buenos Aires, Lauraro, 1964]; véase rambién su Mind andSociety: TbeDevelopmentofHigberPs)'cbological Processcs, Cambridge, Harvard Universiry Press, 2001.

iss

L:\ ¡;ÁBRICA DE HISTORIAS

IV Volvamos ahora al Yo como producto de la narración del Yo. Aquí estamos desde e! inicio provistos, es cierto, de una especie de base innata o primordial de la identidad; pero la creación de! Yo se produce en gran medida de! exterior al interior tanto como en sentido contrario. El dramático proceso de equilibrar autonomía y conexión alcanza algunas culminaciones provisorias ya en los primeros dos años de vida: lograr separarse de la madre, controlar la atención propia, reconocer el pensamiento ajeno, resolver complicaciones afectivas con los padres, darse cuenta de los límites de! comportamiento propio. Tales cuestiones fueron tratadas profusamente por los estudiosos de la infancia durante las dos últimas décadas.' Y no es cosa sorprendente, pues nos hacen comprender que ya desde los primeros años nosotros tenemos los instrumentos para alcanzar el equilibrio entre la auronomía y la conexión; fue el desequilibrio entre éstas lo que destruyó al pobre McCandless. Pero sería un error veren esta lucha un combate de caballería perennemente incierto. Con e! tiempo, ésta se hace más parecida a una guerra de posición. Crearnos nuestros relatos que definen e! yo para hacer frente a situaciones en La nueva literatura acerca de la infancia es riquísima. Una aguda reseña general (junto con una útil bibliografía) se encuentra 7

en Philippe Rochar, Tire IllfaTltS World, Cambridge, Harvard Universitv Press, 2001.

¿POR QUE LA NARRATIVA?

139

las que seguiremos viviendo. Pasarnos a formar parte de Iamilias, con historias familiares. Seguimos siendo estudiantes de la promoción 1962 de Harvard o de nuestra división de la escuela media, diez años antes. Alimentamos nuestras identidades con nuestras conexiones y, sin embargo, afirmarnos que también somos otra cosa: nosotros mismos. Y esta irrepetible identidad deriva en gran parte de las historiasque nos contarnos para juntar esosfragmentos. Así como los gtiegos escuchaban a su Homero, nosotros somos atraídos por los modelos míticos de nuestra época. Tal vez no creemos del todo en ellos, pero los tenemos en cuenta al dar forma a nuestra vida. Y cuando les cuesta adaptarse a circunstancias nuevas, dominarnos la discrepancia con historias que hacen "razonable" el fárrago en que Creón y Antígonacayeron respecrade lasepultura del pobre Polinices. Como observa Claude Lévi-Srrauss, nosotros somos bricoleurs, improvisadores. Improvisamos en el modo en que nos hablamos de nosotros mismos, improvisamos para que lo invertido en nuestro equilibrio no se llegue a esfumar. y también en este punto nos beneficiamos con la incesante dialéctica de nuestra cultura. Pues existe un repertorio de historias, historias antiguas, del que podemos tornar para representat nuestros desequilibrios a nosotros mismos. Ante la duda, también podemos recurrir al viejo dicho: "todo en su sitio y nada en orden". Del mismo modo que el pulgar prensil pone a nuestra disposición muchos utensilios, e! talento narrativo nos ofrece un repertorio de narraciones en el que abrevar. Y si no logramos hacerlo por nosotros mismos, podemos acudir a recursos institucionales como e! cura, e! psicoanalista, la góndola de! supermercado: todos con alternativas para ofrecer.

¡'íO

LA F/ÍTHUCA DE. HISTORIAS

v Cuando era un joven psicólogo entusiasta. impaciente pOt abrazar el mundo. escribí un librito llamado COIlOcer. Ensayos para la malla izquierda. Tenía la intención de celebrar las ingeniosas intuiciones de la fantasía acerca de la condición humana, que nos encaminaban a la cornprensión de esta misma condición humana de un modo más equilibrado y "científico". La mana izquierda de la intuición ofrecía tesoros a la mano derecha de la tazón. El libro indagaba de qué modo las narraciones producidas por la fantasía se podían transformar en otras, susceptibles de ser examinadas, demostradas, corroboradas: en la ciencia. El método científico, así creía entonces, debía domeñar la narrativa ordinaria, haciendo hipótesis corroborables y poniéndolas a prueba. Hoy considero que mi entusiasta persuasión juvenil de que existían dos mundos mentales traducibles uno al otro, el paradigmático yel narrativo, era profundamente errada. Sí, existe un pensamiento paradigmático que se ocupa de verificar las proposiciones bien formuladas acerca de cómo son las cosas. Sí, existe uno narrativo, dirigido también hacia el mundo; pero no hacia cómo son las cosas, sino hacia cómo podrían ser o haber sido. El modo paradigmárico es esencial e indicativo: hay un elemento x que tiene la propiedad J' por lo cual su órbita tiene la propiedad z. La narrativa es normativa, su modo es el subjuntivo: Creón hubiera debido permitir que se diera

~I'OR Qll[:, LA 1'!ARRATIV¡\?

l'íl

sepultura a Polinices, y su prohibición ha causado la inenarrable ruina de todos, incluidos aquellos que más quiere. ¡Cómo podemos traducir un modo al orro? ¡Podríamos acaso, con espíritu paradigmático, sugerir la hipótesis de que si Agamenón le hubiera "explicado" a su esposa Clitemnesrra que, por su honor, él debía obedecer al oráculo y sacrificar a la hija de ambos, lfigenia, para obrener vientos propicios para la flota rumbo a Troya. entonces todo habría andado bien entre ellos? Un joven y entusiasta psicólogo social podría escoget, entonces, un experimento apropiado para verificar la hipótesis. ¡De qué modo? Una simple situación de laboratorio controlada (¡pero para controlar qué cosa?). ¡Las parejas en las que el marido trata de explicarle a su esposa pOt qué tuvo que gastar los ahorros de la familia para salvar la emptesa de su hijo Menelao? ¿Pero se trata de esto la historia de Agamenón, Clitemnestra e Ifigenia? "¿Has olvidado la maldición que pesa sobre la casa de Atreo? Tú no entiendes." A lo que el joven psicólogo respondería: "Eres tú quien no entiende. Yo controlaba el efecto tranquilizante que se produce cuando los maridos les explican todo a sus esposas". Sófocles y Esquilo estaban virtuosamente ocupados escribiendo sus tragedias sobre la funesta casa de Acreo. Y así también, nuestro joven psicólogo social, comprometido en su ingenioso experimento. Si esto da frutos, nos ayudará, quizás, a encauzar a las parejas casadas hacia una vida más rica y con menos peleas. Pero el talento de los dramaturgos es algo distinto: es el repertorio de metáforas de situaciones trágicas que nos han dado, irnagenes de lo posible en un mundo imperfecto.

142

1..'\ Fi\BIUC:\ DE HISTORIAS

Sin duda podemos convivir con ambos mundos, el paradigmático, austero pero bien definido, y el narrativo, lleno de oscuras amenazas. Es más, es precisamente cuando perdemos de vista la alianza entre ambos que nuestras vidas pierden su sensibilidad para la lucha. Siempre me sentí tocado por el trabajo antropológico desarrollado hace algunos años por una amiga, Shirley Brice Heath. Ella estudió el modo en que los niños adquieren el "uso de las palabras", confrontando a los niños negros de clasessociales modestas de Trackton con los niños blancos de clase media de Roadville, nombres apócrifos de dos ciudades vecinas de Carolina del Norte. Los niños negros fueron elogiados por la descripción de sus asuntos cotidianos, elaborada de modo fantasioso. Y sus relatos mejoraban constantemente. Pero los niños blancos y con mejor sosrén de Roadville habían sido invitados por sus padres, no menos que por sus docentes a "atenerse a los hechos" y sus relatos tampoco dejaban de mejorar." Quiero concluir con dos historias morales acerca de lo que sucede cuando dejamos que la narrativa y lo fáctico permanezcan aislados una de orro. Ambas tratan cuestiones de vida y muerte y, qué casualidad, tienen que ver con la práctica de la medicina: la primera con los normales procedimientos hospitalarios, la otra con la "terapia ocupacional" y la rehabilitación a la que sometemos a los que sufrieron graves daños, víctimas de accidentes callejeros o de otros peligros de la vida contemporánea. "Shirlcy Brice Hearh, W!lys iaitb lf1ords: Lallgll"ge, LifemulCYIork in Connnnnítícs rlnd Classroams, Cambridge, Cambridge Universiry Press. 1985.

143

El famoso Colegio de Médicos y Cirujanos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Columbia, en Nueva York, dio vida recientemente a un Programa de Medicina narrativa, que se ocupa de aquella que ha adquirido el nombre de "ética narrativa". Éste fue organizado desde el momento en que todos nos hemos dado cuenta cada vez más del sufrimiento -y hasta de las muertes- que se puede atribuir en parte o en todo a los doctores que ignoraban lo que los pacientes les decían acerca de sus enfermedades, lo que tenían que enfrentar sobre la sensación de ser dejados de lado, incluso abandonados. No es que sus médicos -por así decir- "no sigan su caso", porque en cambio controlan escrupulosamente las historias clínicas de sus pacientes: el ritmo cardíaco, los exámenes de sangre, la temperatura y los resultados de los exámenes específicos ordenados por la sanidad. Pero, por citar a uno de los médicos involucrados en este programa, "simplemente no escuchan" lo que sus pacientes

tienen para decir, sus historias. Se consideran "médicos que se atienen a los hechos", En consecuencia, algunos pacientes "abandonan toda esperanza", no luchan más por su vida. En realidad, y por cierto ésta es la expresión adecuada, los relatos de los pacientes, a menudo, incluyen indicios que deberían haberle advertido a un médico atento que una terapia no estaba funcionando. Es más, en un caso publicado, los relatos hubieran podido hacer que el médico comprendiera que estaba por producirse una depresión debilitante que iba a hacer que los efectos de no importa qué medicina valieran de nada, "Una vida -ahora

144

¿rem

LA FfÜ1RICI\ DE HI:iTORJ!\S

el ramos al mismo médieo- no es un registro en una

historia clínica". Si un paciente espera un gran y rápido efecto de una operación o una medicación y éste no se produce, la caída vertical tiene un aspecto biológico además del psíquico. '(~Qué es, entonces, la 'medicina narrativa'?", pregunté. "Tu responsabilidad es escuchar lo que tiene para decir el paciente, y después pensar qué ha de hacerse al respecto. Después de todo, ¿de quién es la vida, tuya o suya?" No es un hecho "in importancia que la doctora citada por mí, Rita Charon, no sólo es una médica respetada, sino que obtuvo un doctorado por una tesis sobre Henry James.' Pero para no apartarnos del tema, el programa ya comenzó a reducir las muertes debidas a incompetencias narrativas en el Colegio de Médicos y CirUJanos. Una historia análoga proviene del Departamento de Ciencias Ocupacionales de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur. Aquí el programa fue promovido por los estudios pioneros efectuados por la antropóloga Cheryl Mattingly, que ahora forma parte de 9 Véase Rita Charon, "The Jife-long error, or [ohn Marcher che Proleptic'', en Susan B. Rubín, Laurie Zolorli (cornps.), Margill Error: TIJe Etbics ol.!llisfakes in rhe Pmctice 01'Medicine, Hagersrown, Universiry Publishing Group, 2000. Charon toma el caso de John Marcher, que se niega (¿o es incapaz de hacerloi') a proyectar su pasado en el futuro, como modelo de esos médicos atentos que no tienen intención de hacer uso de las descripciones narrativas de las enfermedades c¡ue sufren hechas por los pacientes para identificar sus dificultades al enfrentar el presente y el futuro.

01

QUÉ L
View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF